Lo que va pasando.....

AGENDA MUSICAL 

NAVEGADOR
Mapa de la Web
Laredomusica
Cantabriamusical
Músicacoral.es
Pág. del Autor
Opiniones
Coral Canta Laredo
Prim. Mus. Pejinas
Agenda Conciertos
Ultimas Noticias
Programas Radio
Web del ÓRGANO
Galería de Fotos 
Libro de visitas
Cursos  y Concursos
Novedades web
DESCARGAS (nuevo)
Listado Coros y otros
Enlaces importantes
Cantar en tu BODA
Pág. de Berta Piedra
Grupo vocal "Alianza"
LaredoSpain
Sauga Folk
DeLareduLín
Casa de la Trinidad
J. Sánchez de Miguel
Anteriores
 

 

(Consejos para Cantar Mejor)Profesores de Canto(Jesús-Manuel Piedra)

No es mi intención nombrar a nadie en estas páginas, pues estoy convencido de la bondad de todos los profesores (en adelante, profesores se refiere tanto a hombres como a mujeres) que se dedican a la Enseñanza del CANTO por excelencia. Como digo en la página principal de “Consejos para cantar mejor”, en estas líneas no quiero mirar libros, salvo para citarlos, sólo quiero recordar. Porque la memoria puede fallar, pero también encierra una cantidad de caminos, que si los encuentras por otros lugares, nunca lograrás hallar. Y la frescura de tu intimidad y convencimiento siempre estará a salvo.

            Un gran profesor de canto del Conservatorio Superior de Madrid –no sé si aún estará en activo e incluso vivo-, decía que el alumno se olvidaba inmediatamente de su primer profesor, el que le había enseñado todo el inicio, la base, y lo más importante: “ el amor por el canto, sus posibilidades en esta disciplina-arte, y todo lo necesario para iniciarse en esta difícil e interminable carrera”. Luego pasaba a otro profesor, que igual era peor que el primero, o no le enseñaba casi nada, pero “vendía” sus actuaciones, es decir, le sacaba al público. En este momento, por lo general, en los currículums de los alumnos ya no aparece el primer profesor, sino el segundo y todos los posteriores con quienes “perfecciona” su estilo, su repertorio, etc.

 

            Mirad: He dado con profesores de canto que fueron grandes cantantes (o cantores) y con otros que no lo han sido ni lo serán. De aquí mi primera pregunta:

    

¿UN PROFESOR DE CANTO DEBE SER o haber sido UN GRAN CANTANTE?

--Esta pregunta hacérosla también para cualquier otra modalidad de la Música. Pianista,  compositor, etc.

--He conocido grandes carreras de música con una negada aptitud para la interpretación. He conocido compositores que no saben hacer un motete para un coro de cuatro voces. Lo hacen, sí, pero no hay quien lo cante. ¿Mozart estudió toda la carrera de música antes de hacer su primera y posteriores composiciones? PUES NO.

Estudió toda la carrera de piano antes de tocar fantásticamente para el gran público? Pues NO.  ¿Componía bien? ¿Tocaba bien? SIN DUDA.

 

--Por tanto ¿Qué SE NECESITA PARA HACER UNA BUENA CARRERA DE MÚSICA, en cualquier modalidad? –Un BUEN PROFESOR.

 

 --Esta es, sin dudarlo, la mejor respuesta para mí. Luego está la PRÁCTICA de la disciplina. Y ya partimos de esta conclusión, si os parece…

 

--Evidentemente si hay unas grandes cualidades, si hay unos buenos profesores, y realizas una excelente carrera en el Conservatorio, ES LO IDEAL. Pero lo último no es lo imprescindible.  (¿Dijeron que Pavarotti no sabía leer a primera vista una partitura difícil? –Pues eso es muy común en muchos cantantes-). Como en todo, lo imprescindible es el trabajo continuo. Hay cantantes que cuando ya empiezan a salir a la luz se lo toman todo por hecho. A algunos les he dicho: “Necesitas que alguien, aunque sepa menos que tú, te oiga y corrija continuamente, pues tú solo no te puedes ver los fallos”. Y es una de las verdades en las que más creo. A muchos cantantes, se les dice que hagan esto o lo otro y de esta manera; dicen que sí y cuando salen al escenario lo hacen como siempre. Y eso no es bueno. El canto, como todo en la vida, es un empezar continuo. (repito el vocablo y lo repetiré muchas veces). Y además del ejercicio diario, como en cualquier disciplina -por ejemplo el atleta- se debe cuidar la técnica. Y la técnica es algo que ayuda para llegar al mejor resultado con el menor esfuerzo. También está la forma de hacer llegar al público cualquier interpretación; la expresión es lo que te va a comunicar con la gente, lo que va a hacer un espectáculo de tu actuación. Y esa expresión –la llamamos así para entendernos-, la debes sentir tú pero como todos los sentimientos a veces te pueden llevar a engaño. Por eso se requiere tener siempre un “tutor” junto a ti. Es quien va a “verte” la evolución, quien va a “sentirte” esa expresión, la emoción de tu voz que se dice ahora, aunque prefiero decir la emoción de tu corazón que se oye y siente por tu voz. Por eso oirás que muchos cantantes son técnicamente perfectos pero muy “fríos”. Y ¿a que te gusta más un cantante menos técnico y más temperamental que te haga vibrar y emocionarte?. Ahí está la gran diferencia. Ahí es donde yo quiero llegar. La interpretación debe ser fiel a la partitura, pero es una creación absoluta del arte. Y precisamente en la música la importancia de la interpretación es vital, pues el compositor crea la obra pero sólo se ve cuando es interpretada. No pasa lo mismo en otras artes, como la pintura, escultura, literatura, etc… en las que el espectador está en contacto directo con la obra. En la Música, el contacto se establece en la interpretación. Y eso es algo que no debemos olvidar nunca. Porque luego viene el momento emocional. El compositor crea una obra en un momento emocional determinado. Igual cambia ciertas partes si la compone en otro. Pero el intérprete, cada vez que la interpreta puede tener un momento emocional diferente, por sí mismo, por el tipo de público que le escucha, por el elemento ambiental donde tiene que desarrollarla, por la imposición del director de orquesta o directores de escena en la ópera, que pretenden un tempo determinado o una situación global que intentan hacer llegar al público. Por eso el cantante debe ser maleable, ser artista integral, ser creador continuado, flexible, y con todos esos elementos hacer la obra que él tiene que sentir en su más profundo ser. Por todo,  ser cantante es un estado maravilloso del arte musical. Porque NO SE OLVIDE que el intérprete primero de la obra es el Director, y el cantante deberá seguir las pautas que se marcan, aunque ciertamente al cantante, también intérprete, se le deja su particular creación que realizará poniendo en funcionamiento los máximos mecanismos técnicos y expresivos que posee y que deben enriquecer la interpretación general que marca el director. ¿Qué es difícil para un cantante ser creativo cuando tiene que ajustarse a pautas interpretativas generales que marca otra persona? Claro; ahí está la belleza de este arte. Otra cosa será cuando, en concierto de cámara, con piano u otro medio de acompañamiento más reducido, el cantante quiera desarrollar toda la naturaleza de la interpretación. (Mucho había que hablar sobre esto).

 

--Y por todo ello, el cantante tiene que ser muy “humilde” y saber cual es su función. No diré que hay muchos cantantes con estas cualidades. Sí los hay. Pero (el ..pero.. de siempre…) ¡hay tantos que se lo creen…! Es curioso, pero como también en todo en la vida, los “grandes” son los que aparentemente no se lo creen tanto. Lo que sucede es que es tan difícil una carrera de cantante de primera fila… que yo creo que no valemos todos. Y es tanto el sacrificio personal, la concentración, el estudio, los ejercicios –vocales y físicos-, la búsqueda del perfeccionismo, que suelen ir como de otro mundo… y reconozco que no es extraño. Pero esto no es creérselo, sino responsabilidad. Ved la cara de un cantante, pianista, violinista, director… cuando están en la “faena”.  Y mirarles cuando han acabado y ya están relajados. ¡No tiene nada que ver!. En mi modesta “carrera” como director de coro con muchísima experiencia, puedo sentir la tensión, que no nervios,  antes de un concierto. Pero cuando termina –estoy hablando de algo tan “sencillo” como un concierto de coro-, estoy un poco “zombi” durante más o menos una hora. Figuraos en el otro nivel, el más alto; una ópera, un concierto de orquesta, etc

 

---Seguimos hablando del ser creído. Y resulta que los cantantes de “segunda fila” o de “tercera”, aglutinan, por lo general, una serie de posturas que en nada tienen que ver con lo expuesto en el punto anterior. Decía antes que hay muchos cantantes que en cuanto empiezan a salir lo toman todo por hecho. Es verdad. Ya no hay nadie que les diga cómo tienen que cantar (salvo si quien se lo dice es un director o … de fama mundial…) e inician las críticas a otros compañeros porque ya piensan que son peores y se preguntan qué harán para actuar tanto…  Quien lea esto, si está en estos medios de la música, se dará cuenta que tengo toda la razón.

 

---Retomamos la idea del profesor de canto, que nunca he dejado, pues todas estas disquisiciones son para comprender mejor su función.

 

    He recibido lecciones de unos 7 u 8 profesores con bastante currículums y que además se dedican a ello haciendo cursos por distintas federaciones de coros españolas, o cursos de verano, etc. Tengo que decir, con toda la verdad del mundo, que la técnica de canto es básicamente la misma y muy sencilla. (Ojo: no estoy diciendo que sea fácil, sino al contrario). Pero quieren dejar tantos toques personales que me han vuelto loco.  Uno, que lo quiere probar todo para luego tratar de enseñar lo que pueda a otros (dentro del coro para que suene mejor, en ningún momento ejercer de lo que no soy), empiezo a hacer cosas.. Recuerdo no hace mucho un curso que daba entre otros un “excelente director”?¿ y un cantante solista… supongo que de oratorio, por la voz… Sí que cantaba bien, pero ese curso debía ser  para coros no para solistas ---es diferente cantar en coro o de solista, esa es otra---. Pues en aquél momento después de unos 25 años, había retornado al conservatorio y aunque mis estudios musicales han sido sobre piano, órgano, etc., me dije que con mis 44 años y a lo que me dedico en mis horas libres, podía hacer canto (más que todo, mi vuelta era para comprobar el estado de la evolución de la enseñanza del Conservatorio –que me defraudó por completo) y me presenté a una prueba para entrar a 5º con  “O Isis y Osiris”  y algún aria más.

--Uno puede estar a vuelta de todo, con mi edad. Pero como adoctrino sobre la humildad en el sentido de recepción a las cosas vengan de donde vengan porque es en lo que creo, también  trabajé sobre aquélla técnica que me habían sugerido en el curso ….  Cuando en la semana siguiente voy al conservatorio y me toca repertorio, puse en marcha aquello.  Se me queda mirando la profesora… y me dice: ¿Pero… qué estás haciendo??. (…y alguna cosa más… je je).  Y la verdad no sabía cómo salir, evidentemente por educación. Es un claro ejemplo. (No he vuelto más a un curso de estos por el principal motivo de que como dije en el coloquio de Agosto en Santoña, no veo la bondad de que dos de cada coro acudan a un curso me da igual lo largo que sea, lo máximo 5 días, sino que prefiero que venga el “profe” y me coja al coro entero durante uno o dos días. Estoy convencido de que es mejor para cada cantor del coro, y para el conjunto de mi coral).

 

--Estoy intentando decir que en esto de los profesores hay un poco o un mucho de ¡bluff!. También hay cantantes avanzados de coro que, como han estudiado con fulano y mengano, se lanzan a dar clases de canto… ¡Cuidado! Estos cantantes seguramente han hecho algunos “bolos” pero seguramente no han cantado una ópera o un oratorio como solistas, que también es algo importante, porque quien sabe y puede hacerlo seguro que tiene unos importantes conocimientos sobre el canto, sobre todo porque ha estudiado con los mejores y ha practicado mucho…. 

 

--Puse un apunte en el sentido de que mi vuelta al Conservatorio me defraudó. Ciertamente. En cinco o seis horas semanales en una carrera de canto, resulta que sólo había UNA HORA para el canto. Media hora para vocalises y media hora para repertorio… ¿A que esos no fueron los estudios que siguió Mozart y otros? Por eso he subrayado la palabra practicado en el párrafo anterior. No me extraña que con los miles de alumnos que hacen piano, violín, canto, etc., sólo salgan muy pero que muy poquitos que realmente se puedan dedicar a la música con todas las garantías. ¿Tendrán alguna responsabilidad en esto los profesores, además del Plan de Estudios? (Para otra dejo también la incongruencia de que cualquier titulado de “otra cosa” pueda hacer la oposición para Profesor de Música de IES con tal de que sepa bien los temarios correspondientes, por así decirlo, en lugar de concentrarlo en las personas que tengan títulos superiores de Música. Así nos luce el pelo y así se incorpora la juventud al arte…. –al revés p’a que me entiendas….).

 

En definitiva tengo que decir sinceramente que algunos profesores, más bien, ahora sí, profesoras, me han gustado mucho. Pero no por sus “novedades” sino por su “NATURALIDAD”. Porque cantar es como respirar. Nunca me canso de decir que cuando somos niños cantamos bien. Emitimos bien. Respiramos bien. Y a medida que vamos para adultos cambiamos todas estas rutinas, como cambiamos otras de comportamiento general. Y debemos volver a la NORMALIDAD, lo que paradójicamente es lo difícil. (En la mesa de mi antiguo despacho de trabajo puse una frase mía que decía: “Hacer que las cosas parezcan fáciles”). A modo de anécdota, recuerdo que ya desde la primera edición de Operación Triunfo, y también con la edición de este año, mis cantores del coro me venían diciendo “muy contentos” que lo que les decían los profesores de la academia sobre respiración, emisión y muchos de los ejercicios que hacían, ya se los había enseñado yo hace muchos años… Pues ¡Claro! –les respondía yo. –Si Todo está inventado. Sólo hay que descubrirlo y saber dónde está.

 

UN BUEN PROFESOR /A  y un contínuo trabajo de PRÁCTICA.  Estas son las dos claves, siempre para mí, de poder aprender a cantar bien.

 

    Y ahora varias cuestiones:

 

-¿Puede ser buen profesor alguien con bajo historial en el mundo de la interpretación?

      -Evidentemente. Por razones de la vida, alguien puede haber hecho una excelente carrera académica, realizado cursos con gente interesante, y tener una cierta experiencia interpretativa, quizá corta pero intensa, trabajando con artistas de primera fila. Luego está su cualidad didáctica, para hacer entender bien lo que debes aprender.

 

-¿Puede ser buen profesor alguien que ha desarrollado una gran carrera y con menos estudios académicos?

      -Evidentemente. También. Posiblemente yo confíe más en esta persona en principio. Porque no sólo se aprende en los Conservatorios. Se aprende de todo lo que han aprendido y enseñan las grandes figuras, cantantes y directores,  con las que trabajas a un palmo en el escenario. Pues la experiencia de todos ellos se reflejan en esta persona, que si es “humilde” absorbe todo lo que le muestran. Por otra parte, la propia experiencia de cada uno es su mayor riqueza. Pienso firmemente que hay mejores profesionales del canto –como profesores-  en los escenarios que en los conservatorios. (No estoy diciendo que en estos no existan, sino que hay menos).

 

-¿Es una buena escuela un Coro?

      -Evidentemente, la mejor para iniciarse en el canto. También dependerá del director y del repertorio.  Y así como estoy convencido de que es bueno para un  director de coro cantar en otro coro “mejor” con un buen director, también lo estoy que es bueno para un cantante en sus primeros momentos,  incorporarse en un coro, aunque sea “menor”. Si el director es consciente y conoce, tanto sus propias limitaciones como lo que debe hacer, buscará una salida excelente a este cantante. Conozco a varios directores de coro que hacen un trabajo impagable con sus cantores en el tema del canto. Pues en corto espacio hay que lograr un sonido homogéneo e incluso hacer cantar solos a alguien sin experiencia; y eso lo logran sin apuros ellos solitos, ya que normalmente los coros no disponen de fondos suficientes para financiar un profesor de canto profesional. Y voy a atreverme a decir que el profesor/a de canto que no ha trabajado nunca en coros y/o con coros, no puede ser nunca un buen profesor.

 

-¿Es bueno para un cantante en los primeros momentos, cantar solos en bodas y bolos?

            -Cuando te lo diga el “tutor-profesor”. No hay que tener prisa. Todo en su momento. Por la prisa se pierden muchas cosas, entre ellas, una buena carrera.

 

-¿Es bueno asistir a las Clases Magistrales de los “prima donna”?

            -Evidentemente. Lo que pasa es que si no tienes un buen nivel no llegarás a comprenderlo todo, seguramente. Pero tienes que tener en cuenta que los cantantes de primera fila, conocen una serie de técnicas que posiblemente ni están escritas. Porque han aprendido a salir de situaciones difíciles poniendo en práctica recursos que conocían pero no practicaban hasta no tener necesidad y otros que se los habrán tenido que inventar a la fuerza y les dio resultado. Esto es todo como en la propia vida, que siempre digo.

 

-¿Se debe hacer caso valoraciones de personas sin conocimientos musicales, pero con gran afición?

          -¡Ay!, Amigo mío. No puedes hacerte idea de cuántas personas, que nunca estudiaron música, entienden tanto de Música, o más, que los verdaderos músicos. Claro que no es todo el mundo que parezca que entiende, en seguida te darás cuenta. Hay personas verdaderamente expertas en cada uno de los repertorios, fundamentalmente porque oyen mucha música, leen mucho, comentan en círculos musicales… Ojo con estas personas que, además, suelen “clavar” su opinión. Y lo hay al revés. Músicos que se dedican sólo a lo suyo y no entienden, la verdad, mucho de cierto tipo de música. Hay muchos más de lo que parece.

 

 

                        CONCLUSIONES:

 

1º.- Desconfía del profesor de canto que ni tenga una buena carrera académica ni mucha experiencia cantando. Posiblemente le haga falta el dinero. Siempre hay excepciones. Y un profesor deficiente puede provocarte pérdidas de voz y lesiones en los órganos fonadores.

 

2º.- Confía en un profesor que te corrija continuamente. Porque tu voz la oye él. Tú sólo la sientes. Y como dije, podemos equivocarnos en los sentimientos.

 

3º.- Ten la sensación de que siempre tienes algo que aprender. De ti mismo y sobre todo, de otros, aunque los consideres menores.

 

4º.- Practica mucho, en las clases y en tu casa. Todo el tiempo que puedas. Canta siempre mirándote hacia adentro, explorando tus sensaciones. Nunca fuerces sino que todo sea lo más natural.

 

5º.- Escucha mucha Música. Escucha muchos cantantes de tu tesitura.  Si tienes videos, observa las articulaciones de su boca en los diferentes pasajes. El buen escritor ha leído muchísimo antes de ponerse a escribir. El buen cantante tiene que oír mucho antes de ponerse a cantar.

 

6º.- Nunca te quedes con una duda. Pregunta a tu profesor todo lo que no entiendas y todo lo que descubras. Valora al profesor que te lo hace entender sencillamente  y te repite lo de la naturalidad. Y oblígale a que, después de un tiempo, te haga una valoración de tus posibilidades. Tú mismo sabrás si quieres o no seguir. Dependerá de tus ambiciones. Pero que te hable claro y no te ofendas ni le menoscabes si te dice que para primeros papeles no vas a tener posibilidades. En todo se disfruta. Mira: Yo quería haber sido director de orquesta sinfónica. La verdad es que tuve que trabajar en otras cosas muchas horas y no pudo ser. Pero hago otra labor sencilla como director de coro y cantor de otro coro. Y no creas que considero que mi labor es menor que la de un director de gran orquesta, sino al contrario. ¡A ese le quisiera yo ver enseñando, desde la primera nota, a 40 personas de edad media alta, que ni siquiera saben leer una partitura, preparar un repertorio de 120 obras que encima suenan bastante bien! Cada uno tiene un valor, y no puede compararse, está en estadios diferentes. Todos participamos del puzzle que forma el gran mundo de la Música. Y cada uno tenemos un público que seguro nos valora.         

 

7º.- Obliga a tu profesor a hacer repertorio. Que no te deje sólo en los ejercicios. Aunque sea un repertorio fácil, que te lo haga hacer. Es como si a un ciclista le tienen  siempre en el rodillo sin salir a la carretera… La PRÁCTICA es lo que te dará confianza y donde podrás desarrollar los ejercicios de técnica vocal. Si grabas el repertorio en diferentes fases, tú mismo comprobarás la evolución. Si lo haces conjuntamente con el profesor, mejor. Así lo analizáis. E intenta, alguna vez, que algún buen coro te deje cantar con ellos algún programa. Verás que bien te viene.

 

8º.- Nunca subestimes a otro cantante. Igual tenía peor voz que tú pero ha trabajado más y mejor, y ahora está en el sitio que le corresponde. Y tú también. Sé sincero contigo mismo. Cuando te valores, mira tu trayectoria. Pregunta el por qué. Seguramente tienes que trabajar mucho más. Nunca lo dejes de hacer. A veces la vida también es un poco injusta y aquí se refleja de igual modo. Posiblemente te merecías más y, entre otras cosas, no has hecho la pelota a nadie (otra de las cosas que sobran en este mundillo en el que los músicos generalmente no mandan, sino que lo hacen los gestores y los políticos). Ya llegará tu momento si tiene que llegar; si no, disfruta con lo que tienes, sin acomodarte.

 

9º.- Si la Música no es para ti más que un medio, abandona. Si la Música es para ti un fín, dedícale todas las horas que puedas, o dedícale tu propia vida. La propia Música te lo va a pagar con creces. Y entonces podrás cantar, enseñar y disfrutar de Ella. En cualquier ámbito que te muevas.

 

10º.- Todas estas cosas te las tendría que inculcar un buen profesor. Y algunas más. Porque forman parte de la Actitud de un buen cantante, previa a cualquier preparación técnica y a cualquier desarrollo posterior. Es mi opinión, repito. Un buen profesor lo vas a sentir que lo es. Tú mismo lo vas a saber. Y la última cosa: La carrera de cantante y de músico, en general, no es para hacerse millonario. Sólo las excepciones, muy pocas. Así que ten muy en cuenta el punto noveno anterior. Porque sólo así la Música te hará feliz.

 

 

  Consultas:  cantarmejor@laredomusica.com   algunas  RESPUESTAS a vuestras preguntas

 

 

Capitulo 1º Respiración   Capítulo 2º Impostación  - Capítulo 3º  Profesores de Canto ( 08-11-2005 )

   

Empezar a cantar...

 

     

Contacto

CantabriaMusical

Consejería de Cultura

     

 

 

 

[Pág. principal]   [Mapa de la Web ]  [Inmediato]  [Coralistas de Cantabria]  [Publicaciones ]   [Autor]   [Referencias]  [Fotos]  [Descargas]  [Novedades web]   [Otros Enlaces]

 

[Página del autor]   [Mi programa de radio]   [Web del ÓRGANO [Consejos para empezar a cantar]   [Grabaciones]   [Mapa de la Web ]  [Mi Album de fotos]  [Contacto]